La pintura en la construcción

La pintura es una mezcla líquida o pastosa que aplicada por pulverización, extensión o inmersión sobre una superficie se transforma por un proceso de curado en una película sólida, plástica y adherente que la protege y/o decora. Es aplicada sobre una superficie en capas relativamente delgadas, se transforma al cabo del tiempo en una capa sólida que  recubre, protege y decora la construcción sobre la que se ha aplicado.
Preparacion Universal Acrilico Al Agua Blanco 250 Ml
El principal componente de la pintura es el pigmento, que es un material en forma de polvo que al aportarse en el producto, le aportan color y opacidad que funcionan a través de los aglutinantes que son los encargados de retener los pigmentos una vez que se han vertido. En caso de que el aglutinante sea sólido, se necesita un disolvente para disolverlo y si es líquido para fluidificarlo.

La pintura se aplica en capas uniformes y procurando cubrir toda la superficie a trabajar, para esto se utilizan las siguientes herramientas: piedra para eliminar cualquier porosidad granulosa en las paredes, espátula para remover capas de pintura anteriores, masilla para rellenar pequeños huecos, rolo: para aplicar la pintura, brocha para aplicar la pintura y dar terminaciones, pistolas de aire comprimido para aplicar la pintura y contenedores que es el recipiente donde colocamos la pintura antes de aplicarla.

La pintura se encarga de darle vida a las construcciones mediante su infinidad de colores y las figuras que se pueden realizar con ella, en la actualidad casi un 100% de las edificaciones están pintadas de alguna manera u otra, haciéndolas llamativas, cómodas, entre otras variables, dependiendo de lo que requiera el usuario.


Existen pinturas para diferentes tipos de cosas, como para capas de fondo o intermedias, para barnizar, para el acabado y para imprimaciones, todas con un método distinto de aplicar.

Comentarios